30 de enero de 2010




LAGO


Al fin la fuerza, al fin
Consigo unir pedazos
Quebrados de un destiempo
Que no hubo calendarios.


Fue gravoso.
No es fácil
Ejercitar los músculos
De un alma rota,
Lleva
Un tiempo innumerable
Recomponer sus huesos
–Cristal molido, añicos
De un lustro de mazazos-,
Tapar las cicatrices
Que, ocultas, permanecen
Tras la sonrisa amarga
Que esgrimen los que ultiman
Su puzzle de entelequias.

No obstante, a veces,
Llega.

Igual que ahora.

Lástima
Que este vigor recién
Logrado,
Sólo sirva,
Como otras tantas,
Como
Cuando era débil, para
Fingir que
No me importa.

29 de enero de 2010

Fútbol

En Brasil el fútbol está en todas partes. Y los brasileños no paran de jugarlo.
Llegué a SP el 1 de septiembre. Se estaba jugando la liga, es decir, el "Campeonato brasileño". 20 equipos, sistema de puntops, etc... Iba primero el Palmeiras, equipo de los inmigrantes italianos en SP.
El 5 de septiembre se jugó el Argentina-Brasil que dió la clasificación para el Mundial, "la Copa", a Brasil. Ese sábado la liga no paró.
La liga tiene jornadas entresemana muy habitualmente. Esos partidos están condicionados por el horario televisivo. A las 8 el informativo, a las 9 la telenovela y las 10 el fútbol.
El 6 de diciembre se jugó la apasionate última jornada del Brasileirão. Cuatro equipos con opciones. Ganó el Flamengo de Rio de Janeiro. El Palmeiras quedó quinto y ni se clasificó para la Champions, "la Libertadores".
Vacaciones de Navidad y ahora en enero estamos con los campeonatos estaduales. El estado de Sao Paulo cuenta con su propia liga, de 20 equipos, sistema de puntos, etc... También está el Campeonato Carioca, de Rio, y así supongo que en los 26 estados que componen Brasil.
En febrero comienza la "fase buena" de la Libertadores. Vamos a decirlo bien, ya que permite que esté en SP, la Copa Santander Libertadores. Me gustaría que la ganara el Corinthians, en el año de su centenario, equipo que cuenta con los quasi-centenarios Ronaldo Fenómeno y Roberto Carlos.

HACIA ATRÁS


Si observáis como un hombre que se cruza con una mujer, preferiblemente hermosa ¡qué digo ! muy hermosa, significativamente hermosa, porque todas las mujeres tienen algo de hermosas, se cruza digo, y mantiene su mirada fija en ella, quizá con disimulo intenta apreciar toda la belleza, toda la preciosidad del cuerpo que se contonea en su natural paso, si observáis, digo, que ese hombre solitario, al cruzarse finalmente y quedar la mujer a su espalda, se vuelve, sin disimulo y pone un gesto del tipo ¿no conozco yo a esta muchacha? me suena de algo y frunce el ceño dando teatralidad a la escena...¡ es mentira ! Está mirándole el culo. Sí, los hombres miramos el culo a las mujeres. Cuanto más hermosa te parezca una mujer más canto de sirena es eso de girar el cuello; es inevitable, no es ya una tentación, es un acto reflejo. No sé cuanto de ofensivo puede haber en ello, pero desde esta mi humilde palestra no solo pido perdón a todas las mujeres que se hayan podido sentir ofendidas cuando han sentido los ojos de un hombre sobre su trasero, sino que pido comprensión hacia nuestra adicción. Hay algo de sumisión en ese gesto, de entrega, de pleitesía. Después, como ocurre casi siempre, hay quienes se empeñan en adornar con baboserías varias un momento que guarda cierta ancestral magia. Pero admitamoslo: a los hombres nos gusta miraros el culo ¿hemos de sentirnos culpables por eso?

MICROS


Aunque me hayas convencido ¡ no tienes razón !

28 de enero de 2010

MIEDO

Algo nos pasa. Recelo. Miedo. Tensión. Paseaba por la calle junto a un paso de cebra cuando observé una escena harto familiar: una mujer y su hijo (4/5 años) en bicicleta. Se disponían a cruzar un paso de cebra con semáforo. En ella, por su ropa, por su forma de aferrarse a la bici, se veía que estaba sobre las dos ruedas por su hijo, digamos que no era una profesional. Y su hijo estaba en eso, aprendiendo. Me acercaba y él intentaba ponerse en marcha por tercera vez, mientras el tiempo de muñequito verde avanzaba. La madre en la distancia, a un metro, sujetando su bicicleta y esperando que la pedalada fuera la definitiva. Sin pensarlo, al pasar a su lado, le di un empujoncito en el sillín, lo suficiente para que el impulso de la pierna del niño y el mío propulsaran la bicicleta. Igual de instantánea que mi acción fue la respuesta de la madre, oiga, eh, ¿qué hace? No era desagradecimiento u orgullo ante alguien que se ha entrometido en el proceso de aprendizaje de su hijo. No, era miedo, que una persona se acercara a su hijo y lo ayudara a avanzar con la bicicleta la asustó sobremanera. Yo también, ante su grito, lo hice, le di una zapatilla que el pequeño perdió en la tercera pedalada y me justifiqué: perdone, pensé que se abría el semáforo con su hijo en el suelo. Después me quedé en la parada de autobús contrariado y ellos me miraban, entre divertidos (espero) y asustados todavía. Lo tuve claro, he de controlar mis impulsos altruistas, sobre todo si hay niños de por medio, y antes de nada, preguntar: ¿puedo ayudarlo?

MICROS


1 de cada 10 hombres se volverían locos por estar a su lado, cuando ella está loca por el único que permanecería cuerdo.

27 de enero de 2010

TOMAR UNA DECISIÓN


Era media tarde. Empezaba el frío a ponerse arrogante sobre mi piel (esa noche nevó) y yo esperaba a mi familia, al completo, en la calle. En la mano izquierda el maletín, con el pixelado aun caliente, ataúd de tela para otra jornada laboral. En la derecha la mochila con los apechusques del gimnasio. El centro de mando valoraba la situación: la única tarde posible de la semana de pesas y piscina o una más con mis hijos y mi pareja. El Capitán Recuerdacomo Estabas defendía las pesas y el gorro de piscina frente a la Teniente Loimportante Esserfeliz, que argumentaba aprovechar la casualidad de estar ahí, esperando a toda la familia al completo. El resto de funcionarios de mi centro de mando estaban a la espera de la decisión final. Como era una jornada de puertas abiertas entré a ver como se dirimía mi propia decisión. En ese momento el Centro de Visión General, comandado por el capitán Ojosraros Peroazules, dio la señal de alarma. Capitán, a las cuatro, el hombre obeso. Recuerdacomo sacó sus prismáticos y sonrió. Por un paso elevado, en la calle, un hombre con un sobrepeso tremendo, concentrado sobre todo en una barriga colgandera enorme, caminaba con manifiesto y penoso esfuerzo, arrastrando su fisonomía con aspavientos, en cualquier momento pareciera que iba a caer al suelo con la mano en el pecho. ¿Eso es lo que quieres? dijo el Capitán entregándole los prismáticos a la Teniente. Ella buscó al hombre obeso arrastrando su desgracia y se resignó a la derrota. En ese momento apareció el viejo bravito y tuve que volver a la realidad. Mis hijos hicieron las fiestas habituales, me contaron parte del día y el mayor dijo: que bien papá que estés esta tarde en casa para que hagamos una mega-aventura con todos los clics, el barco, el castillo, el hidroavión, la ambulancia...Entonces vi como dentro de mi cabeza el Capitán Recuerdacomo se presentaba ante la Teniente y le decía ¿en que puedo ayudar para que esa batalla sea lo más divertida posible?

MICROS


Mandó a sus cascos azules en forma de besos y caricias y a una comisión de expertos en conflictos del corazón. Ella connvocó un referendum con carácter de urgencia en su ánimo y el resultado fue rotundo: sí al abrazo.

26 de enero de 2010

AVATAR

Ya somos unos de esos más de seis millones de españoles que han visto la película de Cameron. De esta aventura, porque siendo padre de dos ir al cine es una aventura, he sacado algunas conclusiones que, como siempre, me gustaría compartir:
Primera: la película me parece una mezcla entre Bailando con lobos y Matrix; o entre La misión y El planeta de los simios. Una mezcla que me gustó. Más por la puesta en escena, eso sí, que por el contenido; esta vez es mejor el envoltorio que el regalo.
Segunda: Hice matemáticas en la sala, combinación de tres elementos tomados de uno en uno: hacia delante, hacia un lado, hacia el otro; así hasta una decena de veces. Mido 1,85 y paso de los 95 kilos, no puedo con las películas largas. Me parece o un acto de egocentrismo del director o una muestra de incapacidad para la síntesis. Deberían advertir antes de entrar a personas como yo que puede ser peligroso para mi paciencia. Aun así, salvo el dolor de culo y las ganas de que terminara, nada que objetar.
Tercero: el cine, sobre todo en 3D, es extremadamente caro (10 euros). Lo que nos costó supone un tercio de nuestra tarifa plana. Entonces ¿por qué fuimos? y esto va para los agoreros de la piratería y el fin del artista: por que merece la pena, te ofrece un producto diferenciado, único, especial y has de disfrutarlo en su esencia. Además del placer adicional que para muchos nos sigue suponiendo el acto de ir al cine.
Cuarto: me gustaría que hubiera una versión mucho más corta y algo menos violenta en DVD (o cine) apta para niños, porque si algo rescataría de lo que la película cuenta, es el mensaje ecologista, la comunión entre la naturaleza de Pandora y los nativos es impresionantemente educativo. Aunque le sobra algo de tufo religioso, demasiado simpliste e innecesario a todas luces.

En definitiva, os recomiendo la película y paciencia para los que, como yo, no podéis estar tres horas sentados en una butaca, por muy ergonómica que sea.

MICROS conversaciones de barra


25 de enero de 2010

IV EDICIÓN DE SUSPIROS


El pueblo, siempre soberano, ha elegido a sus dos cuentos favoritos. De ellos ha de salir, de nuevo con vuestros votos el ganador de la IV Edición de Suspiros del Trastero. Ha sido una carrera emocionante entre estos dos relatos ¿con cual te quedas?¿Con el CUENTO 1 o con el CUENTO 2? Tenemos hasta el 31 de enero:


CUENTO 1.(nº14) Sabía que la salida se hallaba tras una de aquellas tres puertas, sólo tenía que concentrarme. Tras desechar la de color negro y la que despedía un calor sospechoso, atravesé la elegida esperanzado.

La visión no fue tan grata como esperaba: frente a mí se desplegaban tres puertas. (184 puntos)


CUENTO 2.(nº5) Con cuidado, fue cambiando lentamente las sábanas, pues pensó, que aún podía dormir en ellas su sueño de la noche anterior. (167 puntos)


No quería dejar de mencionar a los otros tres cuentos más votados:

TERCERA POSICIÓN: Mínimo era ínfimo, diminuto, y más corto que las mangas de un chaleco. Era breve y minúsculo. No cabía en sí de gozo. Decimal como estadística, como voto minoría y despreciable en redondeos.
Cuando se perdió nadie le echó en falta, aunque ese sería el menor de sus problemas.(99 puntos)
CUARTA POSICIÓN: Mínimo era ínfimo, diminuto, y más corto que las mangas de un chaleco. Era breve y minúsculo. No cabía en sí de gozo. Decimal como estadística, como voto minoría y despreciable en redondeos.
Cuando se perdió nadie le echó en falta, aunque ese sería el menor de sus problemas.(57 puntos)
QUINTA POSICIÓN:
Cerré los ojos y te pensé.
El mar susurró tu nombre.
Las olas celosas se encresparon desafiantes
Grité tu nombre al viento y el ECO te trajo a mi.(51 puntos)

Además hay algunos datos curiosos que me gustaría dejar, números sobre la participación y el reparto de votos, a modo de agradecimiento a escritores y votantes:

* Se han recibido 52 votos, lo que supone un reparto de 936 puntos. De los cuales el 19% se lo ha llevado el primero de los finalistas y el 17% el segundo de ellos.
* El 46% de los votantes han incluído en sus votos al Nº14 (CUENTO 1 en la final) y el 40% al Nº5 (CUENTO 2 en la final)
* Todos los cuentos han recibido como mínimo 4 menciones
* El 70% de los cuentos han recibido como mínimo una mención como el mejor de todos.
* Mención especial merece el tercer cuento en cuanto a personas que incluyen en sus votaciones (en Nº12) que en votos ocupa el 6º puesto pero en número de menciones sería el 3º

En fin, ya sabéis que soy un poco friki de las estadísticas, así que tenía que poner todos estos datos. Ahora toca el final votad, votad a vuestro favorito en esta apasionante final.

MICROS


Tal era su despropósito y su capacidad para el fracaso que en su propio mal encontró la solución: le bastó con proponerse fracasar para lograr el más rotundo de los éxitos.

24 de enero de 2010


¿Por qué Papa Noel no hace regalos a los papás? Rubén, cinco años.

23 de enero de 2010


PATERAS


Arriban ateridos desde el hambre;
Desde la bota sobre el cuello vienen
A lomos de una gélida intemperie
Que se alza desbocada igual que un lobo
Con alma de salitre y voz de espuma.
Desde un saqueo antiguo enjutos llegan
Ligeros de equipaje, mas colmados
De sueños de horizontes sin confines,
Buscando hallar su pan de cada día,
Un lecho al fuego, libre, y sólo encuentran
Escuálidas migajas con resabio
A gueto, explotación e indiferencia.

22 de enero de 2010

LUGARES CON ENCANTO

Hay lugares con encanto, que lo tienen por encima de cualquier ambigüedad. Alguna callejuela del viejo Madrid, el Montaparnase parisino, Roma, Venezzia, los club berlineses, cualquier cuestecita de Cuenca, miles de emplazamientos en la naturaleza. Luego hay lugares que tienen un encanto privado, el que le da lo que uno haya hecho en ese lugar. Hay muchos que evocan a la infancia, la juventud, a los primeros besos. Y luego hay otros que sin encanto alguno, sin tener el más mínimo peso en tu memoria, guardan un encanto inherente que te sorprende al primer reencuentro. Esto me pasó hace unos días con una cafetería. Es una cafetería de barrio, con lo que uno espera de un bar de barrio, sus lugareños y lugareñas, sus máquinas tragaperras, sus camareros, su televisión a todo volumen. Nada que la diferencia de las demás. En cambio, al pasar a su lado, algo hizo clack en la memoria, abriendo la espita de las emociones y me embargó una profunda nostalgia. Solo he estado una vez en ella. Solo me tomé un café y un par de donut. Pero ese café y esos donut fueron los últimos que tomé antes de que un notario nos entregara las llaves de nuestro piso (bueno, a medias con el banco hasta el 2024). No hay nada más, ni menos. Para mí es un indudable rincón con encanto de mi ciudad.

MICROS


El FBI decidió hacer una lista mundial de fabricantes de objetos potencialmente peligrosos: ahí estaban los de armas, los de municiones, chichillos, sables, lanzas, libros...

Agencias y aeropuertos

El mes de enero en Brasil es como el de agosto en España, el mes de las vacaciones. Para tener todo bajo control empecé a hacer planes en septiembre. Me decidí por la agencia CVC, que controla el 90% del mercado turístico. Nunca había viajado con agencia, pero me contaban maravillas, como que al bajar del avión te meten en un bus y te dejan en el hotel.
La condición que pongo es que los vuelos sean directos. Algo que supongo fácil, ya que viajaré, desde San Pablo, a los dos punts más turísticos: Rio e Iguazú.
Finalmente, el 16 de octubre, pagué la cuenta. Me dicen que es muy pronto para entregarme los billetes. El primer vuelo sale el 9 de enero.
El día 8 por la tarde me llega el mail con los billetes. Hay una escala. De Rio a Foz de Iguazú el avión para en Curitiba por tres horas.
Me voy a la agencia y pido que lo cambien. Tardan una hora en hacerlo. En realidad, no había motivos para hecer la escala, simple falta de atención al reservar los vuelos.



El día de vuelta, 17 de enero, en el mismo aeropuerto me entero que el trayecto de Foz de Iguazú a San Pablo tendrá escala en Curitiba, y ya es imposible cambiarlo. Pido en el mostrador que me den el asiento de "salida de emergencia" y me dicen que solo los brasileños pueden ir ahí. Después de la escala el avión no puede aterrizar en SP porque llueve, el combustible se agota y terminamos ¡en Rio! Repostamos y volvemos a SP, pero no al aeropuerto de vuelos nacionales, Congonhas, sino al internacional de Guarulhos. Desde allí en bus al otro.

21 de enero de 2010

CRUEL GUIONISTA DI LA VERDAD

Esta vez se ha pasado. Vale que me haga volar y volar o caer por un vacío eterno sin que llegue jamás el suelo. Vale que me haga hacer la mili una y otra vez porque la blanca que me dieron no sirve para nada. Vale que se invente indescriptibles asignaturas que misteriosamente sigo sin aprobar o créditos universitarios que sin darme cuenta se me han quedado en el tintero. Vale que me haga creer que soy capaz de respirar bajo el agua. Vale, incluso, que me haga ir al trabajo en calzoncillos y zapatillas de estar por casa. Todo eso pase. Le he dejado alguna vez hasta que me las haga pasar canutas con los críos. Ya digo, todo esto se lo he perdonado, y lo acepto. Pero lo de hoy no, lo de hoy raya lo inhumano. He soñado con ella, la gran señora, la dama del madroño, la reina de la laca y la tolerancia. Sí, he soñado con Esperanza Aguirre, y eso, amigo subconsciente, por muchos años que llevemos juntos, no te lo perdono. Encima era un sueño agradable, y lo que es peor, cruel guionista, no me lo has mostrado entero. Sé que he soñado con ella, sé que ha sido agradable pero ¿qué ha pasado?¿por qué este buen sabor de boca?...me da grima solo de pensarlo, pero sé valiente, dime la verdad, sin medias tintas, sin anestesia: ¿qué ha pasado esta noche entre la presidenta y yo?

MICROS conversaciones de barra


20 de enero de 2010

GASPAR LADEN

Primero me lo tomé a coña. Me pareció hasta gracioso. Resulta que un iluminado del FBI para caracterizar a un Bil Laden envejecido utiliza partes de la fisiología de un político europeo, concretamente Llamazares. Me hizo gracia pensar que aquí en España pasa más bien desapercibido (sobre todo en elecciones) y en USA, gracias a un ingeniero de las fotografías forenses, es toda una celebridad. Pero claro, como él mismo ha comentado, tan celebridad como que puede tener problemas en cualquier aeropuerto americano, y ya sabemos como se las gastan en las aduanas yankis; así que ya no me pareció tan gracioso. Pero después, leyendo, escuchando, viendo, me ha dado por pensar y no le veo la puta gracia. Porque las probabilidades de que uno teclee, por ejemplo, pelo canoso y salga Llamazares en imágenes google son de ¿0,000000001%? Así lo que más probable es que ese tipo, ya digo, todo un ingeniero, tirara de fotos de archivo. Y ¿qué es el FBI? una agencia que se ocupa de la seguridad de los americanos (además de alimentar no pocos guiones de cine); ¿y cómo se ocupa? luchando contra los malos ¿y cómo lo hace? identificándolos, teniéndolos controlados y esperando a que delincan para echarles el guante. Así, es básico mantener una base de datos de delincuentes y posibles delincuentes que les permita una rápida identificación. ¿Blanco y en botella? ¡ cola de carpintero ! Amigo Gaspar, es usted un posible y peligroso elemento subversivo, por no decir un potencial delincuente, según las preclaras mentes del FBI (ya digo, ingenieros) ¿Por qué? porque es usted de izquierdas y tiene cierta influencia sobre un colectivo humano. Sí, ahí es donde no le veo la puta gracia. El Senador McCarthy ¿no había muerto? pues su espíritu sigue bien vivo...

MICROS conversaciones de barra


19 de enero de 2010

OSCAR, REDJESON Y LA VIDA

Hay momentos que hacen grande al ser humano. Momentos que te llegan a las tripas. Y es en las tragedias cuando el sentido humano aflora con más fuerza (y a la inversa). Quizá eso explique porque no hemos seguido el camino de los dinosaurios o por qué lo estamos haciendo más despacio. Veo la foto y me cuesta tragar y como soy un hombre tengo que decir que algo me ha entrado en el ojo, antes de reconocer lo evidente. En la mirada Redjeson está la vida, esa vida que acunó su abuelo mientras estuvo vivo bajo los escombros y que aun muerto supo preservar para que Oscar, el bombero vallisolentano, le dijera, entre polvo y ruinas, vamos, cariño te vienes conmigo. En los ojos de Oscar, paradógicamente, es donde se adivina el agradecimiento, la bondad y hasta la admiración hacia ese cuerpo diminuto que se aferró a la vida con la ilusión de un niño. Oscar un día dijo quiero ser bombero. Y estudió. Y corrió. Y saltó. E hizo pesas. Se presentó a un examen y aprobó. Y de repente, un día, todo tuvo un proverbial y mágico sentido. Así me lo imagino yo. Ese momento en el que ve los ojos chispeantes del muchacho entre el amasijo de cemento que era su casa, en el que llega a tocarlo con la mano, en ese momento todo ha merecido la pena. Todo, absolutamente todo. Gracias Oscar. Gracias Redjeson, por seguir vivo, por tener esos ojos, esa sonrisa y esa boca con ganas de comerse el mundo.

MICROS


Él era todo un pincel, pero se casó con una paleta por amor al arte.

18 de enero de 2010

EL PISITO


Durante los años que vivió sola, después de su divorcio, fue su única amiga.. Una azafata jubilada y madura, muy atractiva, divorciada igualmente, ella de un piloto demasiado mujeriego, al que le siguen gustando las azafatas más jóvenes. Empezaron siendo como vecinas que por empatía, ambas acaban de romper con sus parejas y aquel piso significaba su nueva vida, terminaron siendo íntimas amigas. Para ella era impagable contar con una amiga jubilada para cualquier contingencia. Y la vieja azafata veía en su joven amiga una forma de revivir sus años dorados. No tardaron en llegar las confidencias. ¿Te puedes creer- le decía la azafata- que tardamos años en probar el sexo anal? chica, es que a mí me parecía un poco guarrada, en el fondo, por ahí ¿qué sale? pues eso, que lo lógico es que algo se encontrara en el camino ¿no te parece? y luego mira lo que me gustaba, oye, no te lo voy a negar. Estaba encantada de la falta de timidez de su amiga, y de su experiencia. La primera vez que se la chupé a mi piloto (nunca lo llamaba ex marido) casi me atraganto, que pensaba que me la tenía que meter hasta el fondo, y otra cosa no, pero mi piloto tiene un cacharro que parece un Airbus; menos mal que él me fue explicando y claro, como nos gustaba tanto a los dos, que no te lo niego, chica, que me gustaba y mucho, pues al final toda una experta. ¿Y nunca has estado con otro hombre? No, nunca, y ahora lo digo con mucha pena. Lo conocí cuando tenía 18 años y aquellos eran otros tiempos, me he masturbado mucho y he fantaseado con otros hombres, pero jamás he estado físicamente con otro…bueno, hasta ahora ¿no? Después llegó aquel joven atractivo y educado que las enamoró a ambas. Este chico que has conocido, le decía la vieja azafata, ¿lo quieres solo para ti? Y las confidencias continuaron, y vivieron el noviazgo y el futuro incipiente ambas con la misma ilusión. Hasta que un día llegó el momento no deseado. Nos vamos. Lo sabía, esto tenía que ocurrir, sonreía no sin cierto esfuerzo la azafata, era demasiado bonito teneros tan cerca, la juventud ha de volar.
De esto han pasado más de dos años y ha habido un daño colateral que, hasta la crisis, no habían previsto: el pisito. Vacío, solo visitado por la azafata de vez en cuando para mantenerlo saludable. Tenían que ponerlo en venta; así que volvieron a Madrid para poner el cartel y la azafata se ofreció a enseñarlo. Que sí, mujer, de verdad, lo hago encantada, no solo por ti sino porque este es un apartamento pequeño, vendrá algún zagal soltero y me alegrará la vista ¿no?. Y así fue. Pusieron el cartel y aunque tardó en llegar esa primera visita lo hizo una tarde. Su voz era tan varonil que hacía suspirar. A las cinco estará bien. La vieja azafata se acicaló como si acudiera a su primera visita. Bonito piso. En la voz había un falso entusiasmo que a ella le puso triste. Aquel joven era verdaderamente atractivo, poderosa mandíbula, manos grandes, musculatura imponente, si no le gustaba el piso poco duraría la visita y el disfrute de estar empalizando con alguien tan joven y atractivo. ¿Puedo decirle una cosa? cuando hablé con usted por teléfono pensé que era una persona mayor. ¿Temblarle las piernas?¿a estas alturas de vida? Pues sí, le temblaban las piernas. Pero es usted mucho más joven y guapa de lo que esperaba. Se hubiera tirado a su brazos en ese momento, le hubiera dicho fóllame y haz después lo que quieras con este piso, el de abajo y con mi vida. Pero mantuvo la calma en la medida de lo posible. Eres una mujer muy atractiva. Le apartó un mechón de pelo un segundo antes de besarla. Ella se dejó hacer completamente fascinada, con tal excitación que temió su corazón no resistiera. Claro, que bien merecía la pena el riesgo de infarto. La cogió en brazos y la llevó a la mesa del salón. La sentó y la desnudó al completo. La besó y apretó sus carnes con paciencia y tensión mientras ella era incapaz de entender la fisionomía tan musculada del cuerpo que la estaba haciendo enloquecer. En un momento dado la puso en el suelo, separó sus piernas, la invitó a recostarse sobre la mesa y la penetró por el culo. Lo hizo con suavidad primero, después con embestidas tensas y profundas, hasta terminar con un salvaje baile que arrastró la mesa, culminados los ruidosos orgasmos, unos centímetros hacia la ventana. Después se rieron, mucho, y bromearon, porque el joven era especialmente jovial, sobre todo cuando reconoció que el piso, lo que era el piso, le había gustado más bien poco. Después se abrazaron. Fue un abrazo más tierno que apasionado que serenó los corazones y generó una curvatura enorme en los labios de la vieja azafata. Después cogió su móvil y escribió un mensaje a su amiga: el piso no le ha gustado nada, pero gracias, amiga, muchas gracias.

MICROS


Y pensar que me hacen más caso los asesinos en serie que mis hijos, pensaba el funcionario de prisiones persiguiendo a su hijo por el salón.

17 de enero de 2010


Papá, de tanto correr me duelen todos los musgos. Rubén, cinco años.

16 de enero de 2010



DESCONFIANZAS


No estabas obligada.
Aquello que ahora sé,
No fue ninguna falta
Que deba sancionarse
Ni haya de echarse en cara.
Pero pienso que entonces,
Como muestra de fe,
De tu afecto y confianza,
Quizá entonces pudiste,
Quizá, no sé, debiste
Hacérmelo saber,
Habérmelo contado.

15 de enero de 2010

UNIVERSO GÜEMES

La desvergüenza del Consejero Güemes es como el universo, que si tiene límites, no se le conocen. En una carta en respuesta a la de otra lectora (El País, jueves 14 enero), nos habla con indignación, de nuevo, de los liberados sindicales, a los que gente como él y Esperancita, consideran el verdadero cáncer de todos los males del país. Perdón, perdón por este error, para ellos el cáncer principal es ZP, los liberados sindicales deben ser los acólitos cancerígenos. Simples tumores. Dice en su divertida carta que entre todos tenemos que financiar hasta 300.000 liberados sindicales (habla de cinco euros por cada trabajador), liberados sindicales que, según su particular universo, no luchan (ni lucharon) jamás por la defensa de los trabajadores. Quisiera aclararle algunos detalles a este señor, entre ellos que gracias, no quizá a estos, sino a otros sindicalistas, liberados o no, él (y yo, y todos) gozamos de derechos tan asumidos como las vacaciones, las jornadas de ocho horas, los días de obligado asueto, la regulación de los descansos durante la jornada laboral y un largo etcétera de beneficios sociolaborales que quizá, por asumidos, hemos empezado a ningunear, pero hace dos siglos eran poco menos que una quimera. ¿Esto lo lograron políticos abnegados como él y su jefa de gobierno? Me da la impresión de que no, así que le rogaría algo de respeto. Además, no debería dar ideas, porque a no ser que yo esté equivocado, él también es un funcionario público y su salario sale de trocitos que me quitan a mí y a otros que estaríamos muy gustosos de gastárnoslos en unas cañitas con los amigos. Un poco de respeto, que si no viene de serie, se puede aprender. O comprar, eso ya va por barrios.

MICROS


DICOTOMÍA HISTÓRICA: Los que provocan las guerras nunca mueren en el campo de batalla; y los que mueren en el campo de batalla nunca son los que provocan las guerras.

Los horarios de los museos

El día 31 de diciembre es extraño en todos los sitios. Sampa no iba a ser excepción. Todos las tiendas cerradas y los mesos también. Y con invitados en casa. Descubro que el Jardín Botánico abre ese día, 31/12, de 10 de la mañana a 6 de tarde. No me lo puedo creer. ¡Ya tengo plan! Llamo por teléfono para confirmarlo, y en efecto, hasta las 6 de la tarde del último día del año va a estar abierto.

Llega el día en cuestión. Llegamos al lugar. Es la una de la tarde.

- Seguridad: Está cerrado.
- Yo: Disculpe?
- Está cerrado.
- ¿No está abierto hasta las 6?
- Sí. Pero la taquilla cierra a mediodía.
- Ah!
- No se puede pasar porque la taquilla ya cerró.
- Vengo de España para ver el Jardín, ¿me podría permitir la entrada?
- Me temo que es imposible.
- ¿Y si le pago la entrada a usted?
- De ninguna manera, soy de seguridad, no taquillero.
- Es que vengo de España para ver el Jardín, ¿me podría permitir la entrada?
- No.
- Es que vengo de España para ver el Jardín, ¿me podría permitir la entrada?
- No.
- Es que vengo de España para ver el Jardín, ¿me podría permitir la entrada?
- No.
- Es que vengo de España para ver el Jardín, ¿me podría permitir la entrada?
- No.
- Es que vengo de España para ver el Jardín, ¿me podría permitir la entrada?
- No.- Es que vengo de España para ver el Jardín, ¿me podría permitir la entrada?
- Vale.
- ¿Yuju! ¿Le pago algo?
- No hace falta.

14 de enero de 2010

EL DENTISTA


Menuda indefensión en el dentista. Te tumbas, cagado de miedo, con la boca abierta y a esperar a que un tipo que no conoces de nada invada tu cuerpo con extraños artilugios de aspecto medieval de los que mejor es no saber ni el nombre, porque como sepas que te están metiendo un botador sales como alma que lleva una cánula de aspiración. La verdad es que es una buena terapia para los hombres, así entendemos un poco lo que debe ser, salvando las distancias, ir al ginecólogo. De todos los artilugios el que más gracia me hace es el espejito, se parece al que usan los Guardias Civiles para los bajos de los coches; sí, está usted libre de explosivos, podemos proseguir. El tipo se enfrenta a tu dentadura como haría un profesor en época de exámenes: está aprobada, está también, uy ésta, ésta para junio, madre mía ésta, ésta ni con repesca en septiembre. Tú vas con una muela picada y sales con cinco empastes, una endodoncia, una reconstrucción y una cita para quince días después; es que no es rentable. Van a la misma escuela que los mecánicos de coches, aunque luego la especialización se haga en edificios distintos. Para ellos todo es normal, se pasan el día metiendo las narices en las bocas de los demás, pero para ti no, coño, para ti ese momento es bastante delicado, que se agradecerían unas palabras de cariño, algún abrazo o algo de empatía. Encima si les da por hablar de sus cosas mientras te taladran, pues como que ya hasta te puedes sentir ofendido. El mío, el otro día, se puso a hablar con su ayudante sobre el horno que se acaban de comprar, que si era último modelo, que si consumía mucho menos que el anterior, que si era mucho más pequeño, que si les iba a caber de sobra, etc, etc, y claro, yo porque tenía miedo de pegarle un bocado al instrumental que limpiaba mis terminaciones nerviosas, sino les hubiera dicho que el sofá, ¿qué? ¿qué me contaban del sofá y del televisor de plasma?. Después supe que ese horno era para hacer moldes de dentaduras, por fortuna. ¿Y la anestesia? Te deja la boca como si te hubieras vuelto medio lelo y se te va cayendo el agua cuando bebes. Que esa es otra, ¿cómo es posible aguantar tanto tiempo con la boca abierta? A mí se me forma un lago de saliva en la traquea y tengo unas ganas constantes de tragar , y él, abierta, boca abierta. Me vais a perdonar, pero en esa situación siento una inmediata empatía por las prostitutas y las actrices porno, ¡ qué trabajo tan duro ¡ Sea como fuera, ir al dentista duele, duele durante pero sobre todo después, cuando te das cuenta que gracias a tus empastes se han podido comprar el horno y la vitrocerámica y hasta algún viajecito a la Alcarria. Y os dejo, porque me acaban de llamar y ya me tiembla el bolsillo…

MICROS


Por fin legalizaron las drogas, justo una semana antes de prohibir el tabaco.

13 de enero de 2010

MUNDIAL DE DARDOS


Cocinar para un niño de menos de dos años tiene sus consecuencias, una de ellas es hacerlo a horas tan raras como las doce de la mañana de un domingo. A esas horas en la tele la oferta es tan mala que el único programa que se ve es el zaping, el que tú haces con el mando. Así terminé el domingo viendo una competición internacional (no sé si eran las semifinales del campeonato mundial) de dardos. Me quedé anodadado, casi hasta que mi hijo me tiró del pantalón mientras le rugían las tripas. Lo primero que pensé es como era posible que en una disciplina deportiva donde se entrena en los bares España no era una potencia mundial. Este es un misterio mayor que el de los mundiales de fútbol y los cuartos de la roja. Creo que la explicación puede estar en la situación de la diana en los bares, el español es más de acodarse en la barra, con lo que para triunfar en este deporte habría que ponerla al otro lado, justo encima del camarero. Que hagan, que hagan, un campeonato mundial de lanzamiento de propina al bote, verás como arrasamos en todas la categorías: desde la del cachondo de rebote en botella de Zinzano, hasta la del agarrado de los céntimos voladores. Y se me ocurren otras: campeonato de pelado de cacahuetes (rancios en categoría estrella) o descabezamiento y chupado de cabeza gambal. Pero lo de los dardos me dejó más helado que las calles de un barrio del sur. Había al menos quinientas personas viendo el evento. Personas que conocían al lanzador y que se implicaban en los resultados con gestos de manifiesto fastidio cuando el dardo se quedaba a un milímetro de su objetivo, que hay que ver que puntería tienen estos tipos. Había tanta gente que muchos estaban a decenas de metros de la diana, y me pregunto si en el Bernabeu a poco que te pongas no eres capaz de diferenciar a Ronaldo de Salgado, de hecho en la última temporada parecía que el primero se había comido al segundo, ¿cómo es posible que esta gente viera que el lanzamiento no había sido triple sino doble? Siendo, como digo, una disciplina más de bares que de pistas de atletismo, ¿hacen pruebas de dopping?¿la cerveza da?¿y los torreznos? porque claro, si los torreznos dan dopping, los españoles que ni lo intenten. ¿Que llevan en el botiquín?¿biter kas?¿Cuales son las consignas del entrenador? hale hijo, tu tira y dale, tu tira y dale al número que mejor te venga, y no te pongas nervioso, ese codo, leñe, ese codo. En fin, que ganó uno alto con cara de leñador reciclado y perdió el otro, el que tenía papada de 4,5º en jarra helada.
Viendo el ímpetu, la puntería de los profesionales y la emoción en el público, creo que estamos en una disciplina más seria de lo que imaginaba ¿hace una partidita?

MICROS


Solo le veía una ventaja a su histórica torpeza: no hacer una a derechas.

12 de enero de 2010

LA GRAN NEVADA (MENOS CALENTITA)


La gran nevada que nos regaló el cielo la tarde y noche del domingo me ha dejado algunas ideas:

- A los niños les (nos) encanta la nieve.
- A la nieve no le gusta el sol.
- La nieve tiene algo de clasista con los coches. Y esto le afecta tanto a los buenos como a los malos, a los grandes como a los pequeños, a los rojos y a los azules, a los potentes y a los limitaditos; a todos. Hay una diferencia clara: están los que aprecen por la calle inmaculados, limpitos, sin restos blancoss y los que somos como una bola enorme de nieve con ojos. Cuando la nevada es profusa, como la de este domingo, se hace más evidente, circulan unos orgullosos de su soledad mientras los otros van regalando trozos de nieve y parecen pequeños cometas blancos dejando su estela. Los primeros, evidentemente, duermen en garaje, los segundos en la calle.
- Y por último: ¿nos hemos olvidado de lo que es el invierno? Parece como si el frío ya no nos gustara, tanto que nos resulta hasta raro, menudo frío está haciendo decimos en cuanto tenemos que ponernos chaqueta. En 6 años que llevo yendo a trabajar en coche a las siete menos cuarto de la mañana, no llegará a 10 las veces que marcaba el coche bajo cero. En 37 años de vida en esta ciudad es la primera vez, que recuerde, que una nevada hace suspender las clases ¿ha sido la nevada más espectacular en tantos años?¿o es que nos estamos volviendo algo cómodos? Y lo digo con envidia, porque hubiera dado mi colección de coches de juguete por haber tenido un lunes nevado post navideño sin clase. Eso, como dice el anuncio, no tiene precio.

MICROS


Susurró te quiero entre remordimientos.

11 de enero de 2010

LA GRAN NEVADA

Los dos han salido antes de casa, la incipiente nevada de la tarde les hizo ser precavidos, si salían pronto podrían evitar el gran atasco que se avecina. Todavía a oscuras coinciden en la puerta de la oficina. Anda, ¡ qué madrugadora ¡ Buenos días, quería evitar el atasco. ¿Tienes llaves? Pues sí, menos mal, sino con este frío esperando fuera. Entran y el calor les resulta agradable. Van encendiendo algunas luces y cada uno se acerca a su mesa. Enciende el ordenador y se acerca a ella. ¿Crees que con esta nevada llegará alguien a trabajar? Uf, pues mira, estaba en Internet y dicen que está toda la ciudad ya colapsada, mi jefa acaba de mandarme un email, que se queda trabajando desde casa. Sí, hubiera sido una buena idea, seguro que de mis chicas no viene ni una. Pues sí. ¿Te apetece un café? No es mala idea, no vamos a ser los únicos idiotas trabajando. El comedor es la parte más reconfortante de la oficina y el calor del café es reconstituyente. Hablan de cosas sin importancia, escondiendo, como pueden, la excitación que sienten ambos de encontrarse solos, precisamente ellos, en la oficina. Hablan de cuando se conocieron. Él llevaba ya unos años en la empresa, era el jefe del departamento y allí se presentó una morena de ojos verdes a suplir a la analista de ventas en su baja maternal. La analista no volvió a incorporarse y de eso hace ya casi una década. Él es divorciado, y ella lleva casada apenas cinco años, con el novio de toda la vida. Lo que no van a negar es la intensa química que hay entre ellos, por mucho que intenten evitarla. No me lo puede creer, dice él, hay todavía una botella de cava de las navidades ¡vamos a brindar por la nieve ¡ A ella le tiembla el pulso mientras lo hacen y él no puede evitar un erección imaginando ese cuerpo desnudo. ¿Sabes? desde que entraste a trabajar he sentido una especial fascinación por tu cuerpo. Ella, a la que le ha pillado maravillosamente por sorpresa el ataque indirecto, responde sincera: no te voy a negar que he sentido algo muy similar. Ella no esquiva del todo el envite, y se humedece los labios. Ese gesto ha sido algo más que un coqueteo o una llamada al ataque total, ha sido el preparativo del beso que se avecinaba. Las copas caen al suelo con estrépito mientras que comen las bocas con ansia de siglos. ¿Qué estamos haciendo? No lo sé ¿vivir? Se dejan caer en el suelo. Espera, sugiere ella, vamos al despacho de mi jefa, no quiero sorpresas. Suben las escaleras como dos fugitivos. Fuera nieva con intensidad y el día se afana por desperezarse. Ella se tumba en la mesa del despacho, loca de deseo, mientras él le regala un par de beses antes de romperle las medias. Se coloca entre sus piernas y comienza a comerle el coño por encima de las braguitas. Un dedo intrépido se adentra en la cueva y comprueba la humedad y el deseo, que se adhiere al nuevo inquilino con violencia. Se baja los pantalones. Ella lleva la mano a la polla para comprobar la tremenda erección. Entra, apenas apartando la tira del tanga con una mano, con tremenda facilidad. El teléfono cae al suelo, algunos papeles también, otros objetos que no tienen la más mínima intención de identificar, sigue el mismo camino. Las embestidas son brutales, sienten la premura del deseo contenido. Ella se agarra a la mesa con las dos manos para no acabar como el pisa papeles con forma de Torre Eiffel. El hunde sus gemidos entres los pechos semidesnudos, sintiendo el calor y el aroma a deseo. La coge por el cuello y le da un largo beso. Creo que voy a correrme ahora mismo, gime en su cuello. Vale, espera, un poquito más. Ella se agarra a su espalda, con fuerza, aprieta el culo para sentir la polla en toda su intensidad dentro de su cuerpo, hace un par de movimientos circulares sobre ella, que ejercen un mágico efecto sobre su clítoris y se manifiesta dispuesta. Vamos, vamos a corrernos. Se mueven con sorprendente coordinación, agarrados a donde pueden para mantener los cuerpos unidos, fundidos. Ella se deja caer primero. Unas embestidas más tarde lo hace él. Y unos segundos después llegan los remordimientos. Se recomponen en silencio, todavía jadeantes, los corazones aun entregados al deseo, pero la razón ya camino de la cordura y la realidad. Esto…sí, mejor será…no volverá a pasar ¿verdad? sugiere ella recolocando algo la mesa. No, no volverá a pasar, miente él. Serán incapaces de mirarse a los ojos en días, y de hablarse en semanas. Entre tanto, la mujer de la limpieza juró y perjuró que ella no había roto la dichosa réplica del edificio parisino.

MICROS


Era un escritor que empatizaba tanto con sus propias historias que por miedo solo escribía finales felices. Se concentró entonces en cuentos infantiles, hasta que un día se convirtió en rana.

9 de enero de 2010

LA FUERZA DE LA PRUEBA

Cuando al fin llegue mi hora
Vivido habré y habré
Desperdiciado tanto
Que aun habiendo vivido
Habrá sido arrastrado
Sin pudor lamentando
No lograr levantarme
Amputado cianótico
Sin sueños huero roto
Tragando y siendo broza
Que se intuye infecunda
Pero al cabo viviendo
Y me iré igual que en vida
Sin pasión con desgana
Demostrado que tú
Siempre en mí habrás vivido
Y yo siempre esperando
Y yo siempre esperando
Y yo siempre esperando
Y yo siempre sabiendo
Que no que no que nunca


Tengo miedo a la oscuridad, papá ¿Ah, sí?¿desde cuando? Pues desde la cinco y cuarto.

8 de enero de 2010

INJUSTICIA HISTÓRICA

Todas las generaciones, pasada la guerra civil, ven su infancia como mejor a la que viven sus hijos. Nosotros sí que sabíamos jugar, nosotros sí que sabíamos divertirnos y usar la imaginación. Así, generación tras generación. En cambio yo creo que la nuestra, la de nacidos en los setenta, ha sufrido una injusticia histórica sin precedentes con respecto a las generaciones de pubertos posteriores. Me centro, en este caso, en el universo masculino. Y es que en nuestro imaginario erótico teníamos en la infancia como referente a ¿quién? ¿a Mayra Gomez Kemp? era la presentadora de Sabadabada (tigres, tigres, leones, leones ¿te acuerdas?) Y no es que tenga algo en contra de la que luego fue presentadora del 1, 2, 3 pero erótico, lo que se dice erótico, no tiene ni el puntillo de una profesora (que es lo que parecía) de literatura resultona. En cambio, una década después ¿a quién tenemos? ¡¡ a Xuxa !! (xu xu xu, xa xa xa, es el show de xuxa ¿te acuerdas?) Aquella rubia despampanante tenía con sus pantalones para sordomudos (para leer los labios) y sus carnes más apretadas que los tornillos de un submarino, completamente hipnotizados a los niños, que babeaban sus canciones como autómatas pre-erectos. Bueno, a los niños y a los padres, que andaban directamente sin el "pre". ¿Eso es justo? nosotros nos tuvimos que conformar con la presentadora de El Kiosko o con suerte con la todavía no operada Bruja Avería (Alaska) No hay consuelo para esta desazón y esta injusticia que nadie antes ha sacado a la palestra. Nos quedaba, y digo en pasado, el consuelo a aquella generación del anuncio de todos los anuncios: el de Fa. Aquella(s) rubia(s) playera y destetada fue, sin duda, el salvavidas erótico de toda una generación. ¿Qué habrá sido de ella?¿cuando una plataforma para que vuelva ese anuncio...?

MICROS conversaciones de barra


La devolución de la cafetera

Buenos días, soy el colaborador inconstante antes conocido como ElCultureta. Ahora soy PedroEnSanPablo, pues desde septiembre estoy viviendo en Sao Paulo.

Intentaré contar aquí las anécdotas de mi vida en Brasil, más allá de los datos macro tan celebrados por The Economist o Forbes.

El domingo por la tarde fui al supermercado (hay costumbres que no podemos cambiar) y compré muchas cosas, con un coste de 580 reales. Entre ellas una cafetera de 100 reales. Pagué todo con la tarjeta de crédito.

Al llegar a casa veo que el enchufe de la cafetera es "nuevo padrón brasileño". En mi casa no hay ese tipo de enchufes, tengo tres: el americano, el europeo y otro triangular (que no sé qué pinta). El Miguel Sebastián local ha decidido inventarse una nueva "tomada" que servirá solo para Brasil, en vez de adherirse a cualquiera de las dos mayoritarias.

El martes por la mañana voy a hacer la devolución. Para productos electrónicos dan de plazo 72 horas. En atención al cliente me explican que no me pueden devolver sólo los 100 euros de la cafetera. Lo que hacen es lo siguiente. Me reintegran en la tarjeta los 580 reales que pagué, y paso por caja con cuatro botellas de whiskey importado con valor de 480 reales; sin poder llevarmelas, claro.

Esta situación no es la excepción, esto es lo normal.

7 de enero de 2010

UN TIPO GARRAFÓN

Soy un tipo garrafón. Quizá tuve algunos años de mi juventud, especialmente inquietos, que bien me acercara a la ficticia figura que quise recordar con el cultureta, papel que tan bien ha representado después Peter (Pedro En San Pablo próximamente). Iba al cine en versión original, conocía al dedillo los movimientos del mundo del celuloide, películas que se iban a estrenar, directores nuevos que prometían. Aun recuerdo cuando salí corriendo de la universidad para llegar a una sesión de tarde de una desconocidísima película (Tesis) de un menos conocido director (Amenabar); en definitiva, entendía lo que ahora me aburre. Leía con constancia, un par de novelas al mes. Ficción y no ficción. Sabía qué grupos de música estaban en vistas de sacar un disco, iba a las tiendas de cultura tipo Fnac aunque solo fuera por cotillear (luego siempre salía con un disco o con un libro). Tocaba la guitarra (igual de mal que ahora). Iba a conciertos, normalmente de grupos y en locales no muy populares. Estaba al tanto de lo que se movía en los submundos culturales de mi ciudad y del mundo en general. Y lo vivía con normalidad, eso me salvaba de ser un friki engreído. Ahora en cambio me aburren demasiado las películas que me hacen pensar, como si el director o el guionista fueran demasiado perezosos y me obligaran a hacerlo a mi. Un film de más de dos horas me parece un acto de egocentrismo inhumano. Aunque no voy apenas al cine, tengo mucha menos paciencia. Me sigue pareciendo que el arte contemporáneo es en buena medida una tomadura de pelo, pero ya no voy a los museos para ratificarme en mi opinión. Quitando Sabina y el círculo de grupos habituales (los delinquentes, El Combolinga, Macaco etc) no tengo ni idea de qué se cuece en el mundo de la música. No sé cual es el gran éxito editorial de la temporada y mucho menos me lo voy a leer. En fin, estoy fuera del mercado cultural. Supongo que si escribo esto es porque me siento triste ante esta evidencia y el trastero es, una vez más, mi atril, mi megáfono, mi lienzo. Lo peor de todo es que no tengo muy claro si encontraré la forma de volver a ser el tipo activo e inquieto de antaño.

MICROS


Abrir la boca es mucho más fácil que cerrarla.

6 de enero de 2010

PILLADO Y TRISTE

Pues sí, gracias a las nuevas tecnologías en cámaras de seguridad caseras, ayer logramos pillar a los reyes en plena faena. Bueno, no fue exactamente así. Estuve tentado de llamar a la policía, era un allanamiento de morada en toda regla, pero después le vi esa cara de pena y, sobre todo, el saco lleno de regalos y no pudimos más que echarle una mano. Colocamos todos los regalos encima de cada una de las zapatillas, porque pese a la crisis había para mayores y pequeños, y estuvimos charlando. Lo que más me extrañó fue que viniera solo, eché en falta a Gaspar y Baltasar. Me explicó, cariacontecido, que se les había terminado el contrato y que estaban preparando los papeles para el paro. Lo más probable, contó, será que el año que viene trabajen con él pero por medio de una Ett a tiempo parcial. Estaban tan sorprendidos que iban a echar una solicitud incluso a Elfospower, por si Papá Noel necesitaba ayuda para las navidades del 2010. Me puso triste. Brindamos por tiempos mejores, dejamos que su camello se refrigerara con algo de agua, porque se acaba de atragantar con un polvorón, y les ayudé a salir, porque tenían una noche de trabajo muy larga, y encima sólo y triste. Peste de crisis.

MICROS


Se convenció de que no quería volver cuando comprobó que no añoraba lo que había sido sino lo que recordaba que fue.

5 de enero de 2010

RARA AÑORANZA (y mi minuo de fama)

¿Cómo se puede echar de menos lo que nunca se tuvo y, lo que es mejor, nunca se quiso tener? Ya lo dijo el maestro Sabina, que aunque es más viejo y achacoso que yo, corre mucho más: no hay tristeza peor que añorar lo que nunca jamás sucedio. Lo mío es mucho más frugal y de la razón y los objetos que del corazón y las almas. El día 22 participé en el programa de radio Mornig 80, de M80. Había que contar una ocasión en la que hubieras tenido mucha suerte, a colación del sorteo navideño. Llamé, una operadora me pidió algunos detalles de lo que quería contar y me emplazó a más tarde. Me llamaron y me dijeron que si podía salir entonces en antena. Me puse nervioso, lo reconozco. He hablado en público muchas veces, por trabajo sobre todo, pero también por ocio, hasta hice un monólogo ante 300 personas, mi record personal, pero jamás había hablado en la radio. Estuve unos cinco minutos esperando y después, pum, conté mi historia, el día que vi por primera vez en mi vida a mi pareja. No os aburro, os dejo el link del audio:

video

Después me llamaron a la hora o así para decirme que además de la taza programa me había tocado una Wii. Vaya, que suerte, me dije, no quiero una Wii, pero me ha tocado a mí, el tipo que nunca tiene suerte (los escritores somos muy de estos autodramatismos). Así que se lo fui contando a todo el mundo, que si me habían escuchado (nadie) que me había tocado (hala, que suerte) que se la iban a dejar los reyes a mi hijo mayor (uf, que miedo) El caso es que el paquetito no llegaba, y pasaba el tiempo, y el tiempo, hasta el año. Así que me decidí a llamar de nuevo a la radio. Me pasaron con un compañero, tan amable y simpático como María, quien me habían comentado el premio. Pues vaya, me dijo, contrariado, no recuerdo que hubiera ninguna promoción de consolas...¿No?¿no me ha tocado nada? Sí, sí, claro que sí, pero es un juego, no una consola. Se me cayó el alma a los pies. No quiero cacharros de esos en casa, estamos intentando retrasarlos todo lo posible (el dique está cerca de ceder, es cuestión de meses, sino de días ¡ o de horas !) pero era mía ¡ sin haber sido jamás mía !. Que cosa más absurda, había perdido algo que no había tenido y eso me generaba una sensanción infantil y absurda de orfandaz. En fin, fue mi minutillo de gloria y ha dado para una artículo para el blog, así que creo que he salido ganando.

MICROS


Se debatía entre comerse el último mendrugo y tener así fuerzas para afrontar una nueva y agotadora jornada laboral, o ser egoísta y dárselo a su hijo.

4 de enero de 2010

IV EDICIÓN DE SUSPIROS


Aquí están. Han llegado los cuentos participantes en la IV Edición de Suspiros del Trastero. Ahora es el turno de las votaciones, para que entre todos elijamos los dos cuentos que pasaran a la gran final. Todos me gustan. Todos merecen llegar a esa final, pero con vuestros votos, solo dos lo harán.

El sistema de puntuación ha variado algo con respecto al año pasado, para premiar aquellos cuentos que son elegidos en primer lugar. Debéis elegir 3 por orden, el primero recibirá 10 puntos, el segundo 5 y el tercero 3. El 24 de enero sabremos quienes son nuestros finalistas.

Ya estamos esperando vuestros votos.
1.- DE MUCHAGENTE A SINGENTE: La isla muchagente ya llega a su fin. La princesita Clara no tenía ningún amiguito con quien jugar.
Pasaron los años y Clara acabó en su trono comiendo queso junto a su marido Ratolino, el bigotes.
2.- ASOMADO A LA VENTANA: nubes , palomas, ropa tendida, la vecina le chilla a su retoño. Asomado a la ventana, surca el aire un avión destino La Lejanía, abajo, veinte pisos, el perro pasea a su dueño cabizbajo. Hago doble click en palomas. Cierro los ojos. Todo es muy azul.
3.-Cansado, agotado, desvanecido y perdido sin rumbo, así se encuentra tras doce horas de curro. Buscando motivos y fuerzas para esta vida injusta y cruel. Al abrir la puerta de casa, dos ojos pequeños y brillantes le traen todas las respuestas: “papá, papá”…
4.-LA TORRE Y TÚ:
Cerré los ojos y te pensé.
El mar susurró tu nombre.
Las olas celosas se encresparon desafiantes
Grité tu nombre al viento y el ECO te trajo a mi.
5.-DELICADEZA: Con cuidado, fue cambiando lentamente las sábanas, pues pensó, que aún podía dormir en ellas su sueño de la noche anterior.
6.-Cuando le pedí a la historia que se concentrase en cincuenta palabras, me puso mala cara. Hube de rogarle de rodillas que lo hiciese por nuestra vieja amistad, después de todo yo era su autor.
Finalmente me guiñó un ojo prometiéndome que haría lo que estuviese en su mano.
7.-Debía elegir entre crearme un Blog o subir al campanario de la Iglesia de mi pueblo, con un cesto lleno de piedras y lanzarlas contra todo lo que se moviese, al final me decidí por el Blog, no solo porque es mas civilizado, si no también porque sufro de vértigo.
8.-FRUSTRACIÓN: Demasiado despacio, se sumerje en su charca de anestesia contra el mundo que la rodea, vive pegada a un foco y se siente pequeña.
Querida actriz de este Teatro de la Vida, continúa sacándole hilos a tu oso de peluche; si madre viviese no tendrías que sufrir por el tiempo.
9.-NEGRO SOBRE NEGRO: Descubro que al otro lado de la frontera, las flores son bonitas. Vestido de negro mimetizo la noche. Me acerco a la valla poblada de minas. Cruzo los brazos, siento miedo heroico. Miro a través de la alambrada distante. Nadie recoge los restos del último rendido. Aprovecho el camino profanado.
10.-DEL GRIS AL NEGRO:
Encontré un motivo para vivir
Deposité la vida en él
Necia de mí…
Levanté castillos en el aire
que nunca me pertenecieron
11.-LE JOUR RÊVÉ: Imagina despertar entre las paredes rojizas y cálidas de una París enamorada de si misma, de cientos de acordeones latiendo al unísono, de el silbido más dulce, nacido de sus labios.
Imagina qué harías.
12.-Mi encierro duraba ya más tiempo del que había pensado en un principio. Sinceramente, los crímenes cometidos durante mi vida no merecían semejante condena, carente por completo de humanidad.
Cuando las puertas del ascensor se abrieron pude volver a respirar con libertad.
Mi pertinaz claustrofobia.
13.-Mínimo era ínfimo, diminuto, y más corto que las mangas de un chaleco. Era breve y minúsculo. No cabía en sí de gozo. Decimal como estadística, como voto minoría y despreciable en redondeos.
Cuando se perdió nadie le echó en falta, aunque ese sería el menor de sus problemas.
14.-Sabía que la salida se hallaba tras una de aquellas tres puertas, sólo tenía que concentrarme. Tras desechar la de color negro y la que despedía un calor sospechoso, atravesé la elegida esperanzado.
La visión no fue tan grata como esperaba: frente a mí se desplegaban tres puertas.
15.-Soy un pirata muy amante de la música, y pensé que se dedicaba a vender cd's; pero cuando me aclaró que vivía en Somalía, empecé a preocuparme.
16.-EL COFRE:
Te deslizas bajo mis sábanas
De principio a fin me recorres
Subiendo despacio…
Haciéndote dueño del tesoro.
Posees la llave que abre mi mundo.
17.-TACTO: Violeta, Violeta. Pequeña aventurera de trenes color mandarina de un Diciembre escondido entre las vías. Los andenes siempre fueron noches en cada mirada a su libro azul.
Violeta sueña con despertar en un tren en marcha direccion Bombay.
18.-Una partida de homo-neanderthales llega hambrienta a un repleto árbol frutal. El más alta y fuerte de ellos se subió y gritó ! ES MÍO ! De aquel árbol bajó el primer homo-sapiens
19.-LA FALACIA: Nunca esperó, tras saltar, escucharlo gritar "te quiero".

MICROS


3 de enero de 2010


¡ Bien, bien, hoy nos vamos a pasar el día a Cebolla ! (Segovia). Rubén, cinco años.