6 de marzo de 2012

LA SEXISMO

Me parece un debate de lo más interesante este que ha salido con la lengua. O el lenguo. Y resulta complicado dirimir quien tiene la razón. O el razón. Porque al final todo asunto que gire en torno al sexismo tiene implicaciones más allá de su objetivo. U objetiva. Más aun cuando afecta a la educación. O el educación. En esto del sexismo lingüístico pienso como el refranero, más vale que hablen de ti, aunque sea mal. O bien. A lo mejor algunas posiciones rozan el ridículo con voluntaria insistencia, a un lado y al otro, pero gracias a estos debates, y otros muchos que ha habido a lo largo de la historia, el lenguaje evoluciona. Porque la sociedad va por un lado y los estamentos por otros, así que hay que zarandearlos de vez en cuando para que auditen las novedades. Estoy con los que piensan que no hay que llevar el asunto al extremo, pero también comulgo con profesionales como Rosa Montero, ¿por qué empeñarnos en seguir diciendo el Hombre cuando podemos hablar del ser Humano? Ese pequeño esfuerzo ayudará a las niñas pequeñas, en la escuela, a sentirse identificadas con un genérico no excluyente. No necesito que el dentista pase a ser dentisto o el miembo miembra. No, hay que ir un poquito más allá, no quedarse con la guinda y meterle mano al pastel, que está cargado de tópicos. Y de muestra un botón ¿qué te ha parecido este artículo?¿un coñazo o crees que es cojonudo? Porque las palabras no son sexistas, igual que los cuchillos no matan si no hay una mano que los empuñe. Pues eso. O esa.

1 comentario:

El Éxodo dijo...

Me ha parecido chochudo, aunque trate de un debate que no deja de ser un cojonazo.

Abrazos.